Recomendaciones


  La presencia y la actividad humana han dejado un conjunto de manifestaciones arquitectónicas y artísticas a lo largo del tiempo. Respete este rico patrimonio cultural.

  Respete las actividades agrícolas y ganaderas, ya que constituyen el medio de subsistencia de muchos habitantes del parque. 

  Los aprovechamientos forestales son actividades tradicionales en la mayoría de los parques. La tala está regulada por la Ley Forestal de Cataluña y la normativa de los parques.

  Respete la naturaleza y la tranquilidad del entorno. Evite los ruidos innecesarios.

  La caza está regulada por la ley y solo se permite en los cotos de caza existentes. Si coincide con una batida de jabalíes, respete la señalización y no se aleje de los caminos.

 

 

 

  La circulación de caballos debe limitarse a las pistas abiertas al público y no se permite a campo través, por cortafuegos ni por los lechos de arroyos y torrentes.

  En caso de que existan riesgos de nevada o haya nevado, consulte el estado de las carreteras y pistas en la web del parque. Conduzca con precaución, respete las señales y las indicaciones tanto de los guardas como de los informadores.

  La acampada libre no está permitida en ninguna de sus modalidades, incluidas las autocaravanas. Sin embargo, consulte cuáles son los campings y las áreas de acampada (en el interior o en los entornos de los parques) donde sí se puede acampar.

  Para proteger las poblaciones de fauna autóctona, está prohibido liberar animales de compañía o foráneos que puedan desplazarlas de su hábitat.

  El acebo es un árbol escaso que proporciona refugio y alimento a numerosas especies animales. Está protegido por la ley y la recolección tanto del árbol como de sus partes está penalizada.

  El roquedal de los parques está protegido y no está permitido ni alterarlo ni extraerlo.


 

  Si recoge setas, no dañe el bosque utilizando herramientas o escarbando en la tierra. (Consulte aquí las recomendaciones)

 

 

 

 


  Las castañas y las piñas constituyen el alimento de varias especies animales, además de ser un recurso económico para los propietarios forestales. Recójalas con moderación y siempre con la autorización de los propietarios. (Consulte aquí las recomendaciones)