La gastronomía de los parques del Garraf, de Olèrdola y del Foix


La cultura gastronómica de los parques del Garraf, de Olèrdola y del Foix tiene muchos elementos comunes que son debidos a su proximidad, las características del paisaje y un clima típicamente mediterráneo. Su historia agrícola y ganadera se desarrolla en paralelo, si bien hay ciertos rasgos diferenciales que hacen que algunos productos sean más típicos de un parque que de otro.
 
 
En el Parque del Garraf, aunque hay vestigios muy antiguos de la presencia humana, no es hasta el siglo XVIII que se produce un aumento notable de la población, acompañado de una gran expansión del cultivo de la vid y el trigo. La presencia humana en el Garraf se ha hecho sentir a través de las actividades ganaderas y agrícolas tradicionales y tiene mucho que ver en la transformación del paisaje. Ahora bien, la plaga de la filoxera, que tuvo lugar entre 1879 y 1880, truncó la actividad agrícola extensa en el macizo. Por el contrario, en los últimos decenios, la extensión de la segunda residencia ha generado bastante movimiento económico en la comarca.
La restauración reciente de algunas masías y la implantación progresiva de empresas de servicios vinculados al ocio y la naturaleza a partir de la década de 1990 son prueba de la voluntad de dinamizar y preservar el patrimonio natural y cultural del parque. También cabe destacar el impulso de la actividad relacionada con la viña y el vino, gracias a la labor conjunta de entidades diversas como la que desarrolla la Asociación de Viticultores del macizo de Garraf.
 
 
El territorio del Parque de Olèrdola, tanto por la morfología como por la litología, lo podemos considerar como una prolongación del macizo de Garraf, con ciertas particularidades notables. Hay son importantes las sedimentaciones detríticas del cuaternario, muy bien aprovechadas para la agricultura.
 
 
La importancia histórica y arqueológica del conjunto monumental de Olèrdola es bien conocida desde el siglo xviii. Si el hombre ha ocupado la montaña de Sant Miquel d'Olèrdola lo largo de 4.000 años ha sido porque ésta le ofrecía, en ciertos momentos, unos claras ventajas de seguridad en relación con los lugares del entorno y de acuerdo con las sus necesidades económicas, políticas y sociales.
 
 
El conjunto monumental de Olèrdola es el foco principal de atracción de visitantes al parque. Sin generar una actividad económica directa, es una pieza importante de los itinerarios culturales y naturales de la zona. Aprovechando las terrazas y los márgenes del bosque, hay ubicadas pequeñas Productos y gastronomía de los parques del Garraf, de Olèrdola y del Foix Parques del Garraf, de Olèrdola y del Foix Y 17 explotaciones agrarias familiares dedicadas al cultivo de la vid y los árboles frutales.
 
 
Por su parte, el Parque del Foix también se puede considerar que es una prolongación del macizo de Garraf, con unas particularidades fisiográficas notables. Esto quiere decir que el paisaje que nos ofrece es el de una piedra caliza de color blanco grisáceo y rota. En este sentido, cabe destacar la importancia del río Foix, que atraviesa el espacio de norte a sur y el pantano homónimo como conector entre la llanura interior agrícola y la llanura litoral, también agrícola. La viña y el cultivo de secano son los que ocupan el área más próxima al Foix antes de penetrar en el macizo.
Esta actividad agraria, todavía muy viva hoy, ha remendado las llanuras con campos de vid y ha modelado las montañas con bancales estrechas-algunas activas, otras cubiertas de bosque-pero todas con sus laboriosos muros de piedra seca, la misma piedra clara que ilumina el paisaje y que ha servido también para construir los edificios que caracterizan los núcleos habitados.
 
 
En cuanto al bosque, y debido a la actividad ganadera y la explotación forestal, en muchos lugares ha sido sustituido por matorrales de romero y brezo y, en las zonas umbrías, por el pasto de junquillo y heno. La viña, siendo cultivada por una pequeña parte de la población, es un elemento integrado dentro del parque ya que conforma en buena parte su paisaje. En los últimos años es un cultivo que ha ido en aumento, gracias al éxito creciente de la DO Penedès, y representa un elemento clave en la economía de la zona.
Actualmente, los parques del Garraf, de Olèrdola y del Foix, donde el cultivo de secano tiene una larga tradición, encontramos productos de huerta, como las alcachofas, el brócoli negro, los espárragos y el higo de cuello de dama. También predominan los cultivos de frutales, como el melocotón del Ordal y las cerezas.

interest

Mapa del Parc a taula

Mapa del Parc a Taula