Fauna


Autor: Fernando Carceller

Autor: Fernando Carceller

La Sierra de Marina se encuentra en la región zoogeográfica del paleártico, en una región semiárida de la zona bioclimática subtropical subhúmeda, con un clima típicamente mediterráneo. En la vertiente de solana la insolación es importante, pese a que la proximidad del mar proporciona una humedad ambiental más elevada que la que correspondería a un clima mediterráneo continental. Con estas condiciones, en las que dominan las formaciones arbustivas bajas, en la zona se encuentran especies de fauna propias de los espacios abiertos, algunas de ellas bastante raras en Cataluña, como es el caso de determinadas aves migratorias transaharianas.

En la vertiente sombría, encarada al río Besòs, en la que abundan las masas forestales de pinos y encinas, domina una fauna forestal y de zonas arbustivas altas. También hay algunos ambientes frescos bastante húmedos en las hondonadas de los torrentes, en las que pueden encontrarse retazos de vegetación de la región húmeda superior propios de la zona bioclimática templada. En estos ambientes de influencia eurosiberiana, con árboles de hoja caduca, se localizan especies de fauna forestal eurosiberiana de gran rareza en el conjunto de la Sierra.

Finalmente, cabe mencionar la importancia de la Cordillera en la migración de las aves, ya que la zona estudiada se encuentra dentro de la ruta migratoria del Mediterráneo occidental. Las aves efectúan desplazamientos siguiendo referentes geográficos determinados. Uno de ellos es, de forma aproximada, la línea de cresta de la Cordillera litoral. Esta línea presenta un predominio de los desplazamientos en sentido noroeste.

Por otra parte, hay que valorar la posición del espacio protegido en relación a otros espacios naturales y a las conexiones biológicas. Mantiene continuidad en su sector norte con el Parque de la Cordillera Litoral y, a través de él, con el Montnegre y el Corredor, constituyendo un conjunto forestal sin solución de continuidad hasta Tordera. Las vertientes occidentales llegan a tocar del río Besòs, que constituye un elemento de primer orden en las conexiones entre el litoral y las tierras interiores, especialmente a través de ríos como el Besòs, la riera Seca, la de Caldes y el río Ripoll.

Autor: Fernando Carceller

Autor: Fernando Carceller

Los grupos de invertebrados están, en general, poco estudiados y hay numerosos y muy importantes vacíos de información. Por cuanto hace a algunos grupos taxonómicos, los datos referidos a la zona de estudio son prácticamente inexistentes. De los moluscos referenciados destacan las especies endémicas catalanas Oxychilus (Orticius) courquini, y Helicigona lapicida andorrica, así como el gasterópodo terrestre Trochoidea (Xerocrassa) betulonensis, endémico de las sierras del norte de Barcelona, limitado a la desembocadura del río Besòs y al área central de distribución en el interior del área de estudio. De los 16 coleópteros identificados en la zona destaca el Cathrops sepicola, tiene en el parque la segunda localidad conocida en Cataluña.

Los vertebrados constituyen el grupo faunístico mejor estudiado. En los ríos no hay peces pese a la presencia de invertebrados acuáticos. Los anfibios están bastante bien representados sin que haya ningún elemento excepcional. Lo mismo podemos afirmar de los reptiles, pero hay que señalar la ausencia de la serpiente de Escolapio y de la víbora ibérica, antiguamente referenciados y actualmente no renovados.

De acuerdo con el predominio de los ambientes mediterráneos (tanto abiertos como forestales) en el área de estudio, las poblaciones de aves muestran también un importante componente de especies de estos dos tipos de hábitats. Cabe remarcar, no obstante, la presencia de determinadas especies raras de los espacios abiertos, que ocupan las comunidades arbustivas de la solana de la Sierra; se trata de migradoras transaharianas como la collalba rubia (Oenanthe hispanica), la curruca mirlona (Sylvia hortensis), el alcaudón común (Lanius senator) ) y la bisbita campestre (Anthus campestris).

Es remarcable el número de carroñeras que nidifican en la zona, y cabe mencionar, así mismo, el interés de la nidificación de una pareja de búhos reales (Bubo bubo).

Entre los mamíferos encontramos tanto el erizo oscuro (Erinaceus europaeus), que ocupa las zonas sombrías, como el mediterráneo (Atelerix algirus), ), en los ambientes arbolados más secos. Por cuanto hace a los roedores, se han localizado la ardilla (Sciurus vulgaris) y el ratón de campo(Apodemus sylvaticus). También se ha constatado la presencia del zorro (Vulpes vulpes), la garduña (Martes foina), el tejón (Meles meles), la gineta (Genetta genetta) y el jabalí (Sus scrofa). El conejo (Oryctolagus cuniculus) es muy abundante en determinados sectores y la liebre (Lepus europaeus) destaca por su extremada rareza.