Concurso de recetas de cocina


Las reservas de la biosfera se establecen en el marco del Programa “El Hombre y la Biosfera” (MAB) de la UNESCO y se aplica a territorios que albergan importantes valores naturales y culturales, donde la población local tiene un papel fundamental para poner en práctica un modelo de desarrollo respetuoso con dichos valores. Entre los principales objetivos del Programa MAB se encuentra el de fomentar el desarrollo socioeconómico de los territorios mediante iniciativas de desarrollo sostenible en las reservas de biosfera, llevadas a cabo en colaboración con todos los sectores de la sociedad, para velar por el bienestar de las poblaciones y su entorno. Uno de los bienes culturales más apreciado por la sociedad actual es la gastronomía tradicional, que consideramos que puede jugar un papel clave para cumplir los objetivos del Programa MaB. La cocina local es un elemento diferenciador de identidad cultural que ayuda al desarrollo económico de la población, mediante el incremento de la demanda y el consumo de productos locales.

En el 2017, se ha editado un libro que recoge todas las recetas de les Reservas de la Biosfera de. En el siguiente enlace, se puede descargar el libro de Recetas de la Biosfera en format pdf.

Concurso de recetas de la RB Montseny 2017


Ganadores del concurso edición 2017


 

Primeros platos:

  • Capipota, de Manel Serras de Arbúcies. Es una receta tradicional que, en muchos casos como en otros platos, los más pequeños comían tradicionalmente para el desayuno. Las proporciones de carne se pueden adaptar al gusto de cada uno pero debe dominar la cabeza por encima de la pata y la tripa.

 

  • Judías blancas con tocino y setas, de Lluïsa Santanach de Seva. Es una receta tradicional con productos locales y del territorio, alubias, tocino y setas; en este caso también estaban relacionados con las fiestas tradicionales.

 

 

Segundos platos:

  • Pollo con zapateras, de Francesca Riera del pueblo del Montseny. Se utiliza un pollo criado en el campo, que come panizo y maíz; las verduras para asarlo son del huerto y las zapateras, del bosque. Es un plato que se cocina para fiestas en invierno, ya que las zapateras son un tipo de seta que se suele encontrar en otoño-invierno. 

 

  • Cabrito al horno con setas, de Anna Castellar de Seva. La carne de este plato proviene de un rebaño de cabras de pastoreo, que mantienen limpio el medio, por lo que se reduce el riesgo de incendio y se aprovechan al máximo los pastos naturales que aportan una lactación más sostenible dentro del propio rebaño. Esto garantiza una carne de primera calidad y de km 0.
    Tradicionalmente el cabrito es uno de los platos típicos de nuestro país, sobre todo en Semana Santa y Navidad, cuando las familias se reúnen alrededor de la mesa.

 

 

Postres:

  • Requesón de leche de cabra, de Clara Rovira de Fogars de Montclús. El requesón es uno de los productos resultantes de la elaboración de quesos, que está recogida en el inventario del patrimonio cultural inmaterial de la Reserva de la Biosfera de El Montseny, al igual que el pasto, una actividad ancestral. Por otra parte, la miel con que tradicionalmente acompaña el requesón es el resultado de un actividad tradicional recogida también en el inventario: la apicultura.

 

  • Bizcocho, de Remei Mollfulleda de Arbúcies. Aunque este bizcocho se puede hacer y se sigue haciendo en casa, también es muy habitual comprarlo en los establecimientos especializados. Y es que de muy antiguo, la elaboración de pan y tortas ha dado lugar al oficio de panadero.

 

Autor de les imágenes: Joan Valera

 

 

Concurso de recetas de la RB Montseny 2016


Ganadores del concurso edición 2016


Los platos ganadores han sido los siguientes:

 

Para más información, puede consultar la noticia en el informativo de la Red de parques.


 

A continuación las características que han hecho singular cada plato:

Autor de las imágenes: Juan Valera

 

Primeros platos:

  • Trinchado de garbanzos, receta elaborada por Remedio Picart del pueblo de Montseny. La receta está elaborada con garbanzos pequeños, leguminosa cultivada antiguamente el Montseny, donde la producción se está recuperando después de una años de declive. También con tocino y morcilla de elaboración local y trompetas de la muerte cogidas en el territorio. Es uno de los platos característicos del invierno y antiguamente muy cotidiano.

 

  • Sopa de Setas de Montserrat Massaguer de Arbúcies. La sopa es elaborada con pollo de crianza propia, las verduras del huerto y las setas recogidos en el Montseny. (La recolección y el consumo de setas es una actividad muy tradicional recogida en el inventario de patrimonio cultural e inmaterial de la Reserva de la Biosfera del Montseny) Es un plato típico del otoño.

 

Segundos platos:

  • Rollitos de col, receta de Francesca Riera del pueblo del Montseny. La col es de la variedad conocida como "piel de sapo", también lleva ternera y el pollo de corral son elaborados en la misma finca. Es un plato tradicional de la cocina catalana y la receta se ha transmitido de generación en generación.

 

  • Caracoles con conejo, de la Rosa Rovira de Montseny. Es un plato principalmente de otoño, cuando abundan los caracoles y hay tomates en el huerto. La autora tiene 90 años y esta receta siempre se ha preparado en su casa. Es un plato nutritivo y económico.

 

Postres:

  • Crema catalana, de María Gloria Rovira de Seva. Son los postres más típicos y por excelencia de la cocina catalana.

 

  • Flan de Castaña, de Consuelo Grado de Viladrau. La castaña es un fruto muy abundante en la parte septentrional del Montseny, el aprovechamiento podría contribuir a la conservación de los bosques y el desarrollo económico sostenible. El flan es un tipis de preparación muy tradicional. La receta representa la confluencia de las dos tradiciones, el flan y el consumo de castañas.

 

Tapa

  • Pan de Hígado, de Montserrat Recolons del pueblo de Montseny. El pan de hígado es un producto clásico de las fiestas navideñas. Para su elaboración se ha utilizado cerdo del Montseny.

 

  • Membrillo con queso fresco, de la Erola Tort de Arbúcies. Se han utilizado membrillos del huerto propio situado en el valle de Arbúcies. El membrillo se elabora en el comienzo del otoño, como un dulce que se puede conservar a lo largo del invierno y de forma ecológica sin ningún tratamiento a los árboles. El queso fresco también es elaborado caseramente a partir de leche de vaca y el pan artesanalmente con harinas de Girona.