Fauna


$urlFileEntry

Autor: Iñaki Relanzón

La presencia del agua, tanto del río Foix como del embalse, es un factor esencial para el desarrollo de las comunidades faunísticas, que, sin lugar a dudas, constituyen uno de los elementos singulares del parque. La diversidad de biótopos que se encuentran en el interior y alrededor del embalse dan cabida a un listado de especies amplio y variado. Así mismo, las aguas del Foix han sufrido un fuerte impacto causado por los usos agrícolas, industriales y residenciales de más arriba del pantano, lo cual condiciona la calidad del agua. La eutrofización o aumento de la materia orgánica en el agua del embalse ha causado en numerosas ocasiones un empobrecimiento de la calidad del agua. Pese a todo, no le falta una buena diversidad faunística de la que las aves son los principales representantes.

$urlFileEntry

Autor: Albert Martínez Silvestre

 

La calidad del agua es fundamental para la vida de las plantas y los animales que serán el alimento de muchas especies de aves. Los ánades reales, las cercetas, las pollas de agua y otras aves se pueden alimentar de algas, semillas y plantas acuáticas. Las garzas reales, las garcetas y los martín pescadores basan su alimentación en la captura de peces, anfibios e invertebrados acuáticos. Además, aún encontramos toda una serie de aves insectívoras, como los chorlitos, los carricero tordales y los ruiseñores, que se dedican a capturar larvas, mosquitos, gusanos y demás invertebrados.

$urlFileEntry

Autor: Albert Martínez Silvestre

 

Probablemente, pues, la fauna acuática sea la más relevante del Parque del Foix. Del grupo de los peces, la más abundante es la carpa, pero no faltan anguilas o cachos. Las tortugas y las culebras de agua, entre los reptiles y anfibios como los sapos, ranas y salamandras, también son especies faunísticas ligadas al medio acuático.

Respecto a las aves, hay más de 150 especies catalogadas. Entre las aves acuáticas que se ven en la zona todo el año se encuentran la garza real, la garceta, los patos, el zampullín chico, las fochas y las pollas de agua. Desde hace unos años, en la época de nidificación, los zampullines chico, las fochas, los carricero tordales y muchas otras aves se reproducen habitualmente en el entorno de los cañizares. Y en invierno se reúnen muchas especies provenientes del norte de Europa: garcillas bueyeras, patos, cormoranes, etc. Otras aves, como el martinete común, el andarríos grande o el águila pescadora, se detienen unos días en la zona para descansar de los largos viajes migratorios. También en las épocas de migración el pantano es un espacio utilizado. En los últimos cincuenta años se han citado un total de 210 especies de aves durante la época migratoria.

 

Vídeo: Mamíferos salvajes del Parque del Foix