Fauna


La composición faunística de la Cordillera litoral no difiere demasiado de la de cualquiera de las sierras mediterráneas de los alrededores. Pese a todo, hay algunos elementos propios de lugares de localización más húmeda. Así lo demuestra la presencia de aves como el cagaaceite y el pinzón en algunos fondos de valle. Cabe decir, no obstante, que la estructura en mosaico que presenta el paisaje de la cordillera favorece la existencia de una notable variedad de comunidades animales. Así mismo, la ubicación geográfica de la Cordillera litoral, orientada en paralelo a la costa, la ha convertido en un espacio de referencia para las migraciones de las aves.

Autor: XPN

Autor: XPN

La información disponible sobre los invertebrados es a menudo deficitaria. Cabe destacar, no obstante, la detección de elementos singulares en la cordillera, como la existencia de especies nuevas de lepidópteros o el hecho de que sea una de las pocas localidades conocidas en la Península Ibérica en la que se encuentran ciertas especies (como el escarabajo tenebriónido, por ejemplo). En el ámbito de los vertebrados que habitan en la zona, el conocimiento científico es importante. El catálogo faunístico lo componen 7 especies de anfibios, 13 de reptiles -con algún elemento notable, como la tortuga de agua ibérica-, 212 especies de pájaros, de las cuales 89 nidifican en la cordillera -y, de éstas, 5 son carroñeras diurnas y 4 nocturnas-, y finalmente 23 especies de mamíferos, pese a que un mayor conocimiento de los murciélagos podría incrementar esta cifra.

Aunque tienen una extensión muy reducida, los ambientes acuáticos acogen un buen número de especies, especialmente de aves migratorias como la aldorta y la garceta, diversas especies de patos silvestres, la polluela pintoja, el zancudo, el archibebe, el archibebe claro y la valona. En los bosques más sombríos de encinas nidifican el halcón abejero y el águila culebrera, ambos provenientes de África. En las malezas, los reptiles encuentran el suelo que necesitan, y abundan las lagartijas, los lagartos y las serpientes blancas y verdes. Los herbazales y cultivos comparten una buena parte de los vertebrados que se localizan en la zona. También los pájaros insectívoros son muy abundantes. Entre estos destacamos la collalba rubia, el buitrón, el verdugo alcaudón o el chotacabras pardo. Entre las aves granívoras más interesantes podemos mencionar la codorniz, la totovía, la alondra o la bisbita común. El cernícalo emplea estos espacios como atalayas para cazar pequeños mamíferos como la musaraña o el topo. Los ambientes rupícolas, pese a no ser abundantes, sirven de refugio para especies de gran interés, como el halcón peregrino, el alcotán, el cernícalo y el búho real.

Sólo en el espacio de la Conreria-Sant Mateu-Céllecs hay identificadas 8 áreas de especial interés faunístico, que abastan desde zonas fluviales como los valles del río Mogent hasta zonas forestales como la umbría de Sant Mateu.

  • Catálogo de aves del Parque de la Serralada Litoral. Año 2000 [texto en catalán, formato mdb, 86,43 MB]
  • Mamíferos del Parque de la Serralada Litoral. Año 2004 [texto en catalán, formato mdb, 41,32 MB]