Flora. Definición


 
La flora forma parte del conjunto de los seres vivos (biota), donde se incluyen tanto las plantas como los animales, y otros tipos de seres vivos (hongos, bacterias). Se entiende como flora el conjunto de plantas autóctonas de un territorio, si bien en algunos casos también se contemplan las alóctonas, y las derivadas de la agricultura y la ganadería, hayan sido introducidas de forma deliberada o no. La mayor parte de la flora presente en los espacios naturales gestionados directa o indirectamente por la Diputación de Barcelona corresponde a especies de la cuenca mediterránea, si bien en algunos casos se pueden encontrar elementos correspondientes a las regiones eurosiberiana y atlántica, entre otros.
 
 
En los parques están presentes un buen número de plantas raras, endemismos y plantas amenazadas. De hecho, en los espacios situados más hacia el norte de la provincia, como los parques de Montesquiu, Montseny y Guilleries-Savassona, se pueden encontrar especies que corresponden tanto a los ambientes mediterráneos como los ambientes subalpinos, ya que se encuentran en latitudes más altas , donde el clima se asimila al de algunas comarcas pirenaicas. En estos parques se pueden encontrar gradientes altitudinales que van de unos 200 m sobre el nivel del mar, hasta los 1.700 m (caso del Montseny). En estos ambientes son peculiares, además de los espacios abiertos mediterráneos, los bosques centroeuropeos (castaños, hayedos, robledales, bosques mixtos, bojedales, etc.), donde están presentes especies como el haya, el roble albar, el abeto, el castaño, el arce, el acebo, el corner, el espino blanco o el mostajo).
 
 
 
Otros espacios presentes en la cordillera Prelitoral y Litoral disponen de climatologías con temperaturas más moderadas y típicamente mediterráneas, presentando especies más adaptadas a la sequía, los incendios forestales y al clima mediterráneo. Los parques de Sant Llorenç del Munt y l'Obac, Garraf, Olèrdola, Foix, el Montnegre i el Corredor, la Serralada Litoral y la Serralada de Marina son ejemplos de ambientes típicamente mediterráneos, con incendios forestales más o menos frecuentes, y con vegetación esclerófilos y bien adaptada a los fuegos. En la mayor parte de la superficie de estos espacios naturales, el paisaje está formado por encinares, alcornocales, pinares y matorrales más o menos densos. Están caracterizados por especies como el pino carrasco, la encina, el boj, la madreselva i el durillo. En algunos casos, como en el Garraf, Olèrdola y Foix, encontramos especies como el palmito ( Chamaerops humilis), la única palmácea natural presente en el continente europeo.
 
 

interest