Cambio climático


El cambio climático es uno de los aspectos más preocupantes del cambio ambiental global, con importantes repercusiones socioeconómicas pero también sobre el estado de la biodiversidad.

Investigación y seguimientos


Para evaluar sus efectos en el ámbito de la Red de Parques Naturales de la Diputación de Barcelona, ​​ha participado en proyectos que abordan la problemática de forma específica, como el Life Clinomics, que incluyó el Estudio sobre los efectos del cambio climático en el Montseny: diagnosis, impactos y vulnerabilidades, y, pese a no haber sido desarrollados específicamente para ello, las líneas de seguimiento de varios grupos bióticos como CARIMED, CBMS, SOCC, SEMICE ..., aportan información muy valiosa al tratarse de redes de alcance regional o incluso internacional, y con varias décadas de registros. Estos seguimientos han permitido tener información pionera sobre cuál es el impacto en cada grupo biótico en ámbitos locales, como por ejemplo, un estudio derivado centrado sobre las mariposas diurnas en el área del Montseny, o por ejemplo, los efectos diferenciados entre pájaros y mariposas diurnas en ámbitos regionales o continentales. También se está trabajando para que en 2020 la Red de Parques Naturales se incorpore a la Red del FENOCAT, un proyecto de seguimiento específico para detectar cambios en la actividad de varios organismos en función de las variaciones climáticas.

 

Acciones de gestión


En el ámbito de los parques, más allá de la investigación, también se están realizando acciones en el medio para mitigar los efectos negativos. La Diputación de Barcelona colabora en el proyecto europeo Life Mixforchange que trabaja para innovar en estrategias de gestión para la adaptación al cambio climático de los bosques mediterráneos subhúmedos mixtos.

Bosques mixtos y cambio climático


Gestión forestal para la adaptación al cambio climático de los bosques mixtos en fincas de la Diputación de Barcelona


 

Los bosques mixtos subhúmedos a la Red de Parques Naturales


Los bosques mediterráneos subhúmedos son un ecosistema de gran singularidad e importancia a nivel europeo y mundial. Se trata de un bosque dominado por frondosas, típicamente mixto con mezcla de árboles de diferentes especies, ligado a temperaturas suaves y precipitaciones elevadas y que se localiza en montañas litorales y prelitorales.

La Oficina Técnica de Parques Naturales del Área de Territorio y Sostenibilidad de la Diputación de Barcelona gestiona, entre otros, el Parque Natural y Reserva de la Biosfera del Montseny, el Parque de El Montnegre i el Corredor y el Parque del Castell de Montesquiu, donde están presentes este tipo de bosque mixto.

El Parque Natural y Reserva de la Biosfera de El Montseny es una muestra de sucesión vegetal para pisos altitudinales, como son los bosques mediterráneos, de media montaña, centroeuropeos y subalpinos. Los bosques dominantes son los encinares, alcornocales, robledales y hayedos, con manchas de plantaciones de árboles de otras especies (castaño, pinares, etc.). Las transiciones entre unas y otras formaciones forman los bosques mixtos con más diversidad arbórea.

En el caso de El Montnegre encontramos una gran diversidad de bosques, donde dominan las perchadas de castaño con diferentes especies secundarias (como robles, cerezos, álamos, etc.), zonas de encinares con otras especies y zonas de alcornocal. Uno de los retos de la gestión forestal es la orientación de la gestión del castaño con viabilidad de futuro, económico y ecológico, ya que se encuentran fuera de su calidad de estación.

El Parque del Castell de Montesquiu está situado en el Prepirineo y está atravesado por el río Ter, en la comarca de Osona. Los bosques dominantes son los pinares de pino silvestre y los robles, muy a menudo en forma de bosques mixtos con una gran diversidad arbórea, como serbales, arces, tilos, álamos, etc.

Las especies de frondosas de interés presentes en estos parques son los robles (Quercus petraea, Q. pubescens, Q. canariensis), fresno (Fraxinus excelsior), blades (Acer pseudoplatanus, A. opalus, A. campestre), manzanos y perales (Malus / Pyrus spp), serbal (Sorbus domestica), mostajo (S. torminalis), cerezo (Prunus avium) y castaño (Castanea sativa). Salvo los robles y el castaño, que forman bosques, el resto son árboles que se encuentran como especies secundarias, es decir, son acompañantes en bosques mixtos con una o más especies. Además, todas ellas son consideradas especies productoras de madera de mucha calidad, apreciada por ebanistas y carpinteros, llamadas de madera noble, y con un valor económico muy elevado cuando presentan un puerto excelente.

En 2016 se aprobó el proyecto europeo Life Mixforchange, que prevé innovar en estrategias de gestión para la adaptación al cambio climático de los bosques mediterráneos subhúmedos mixtos. Está coordinado por el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), y participan también el Centro de la Propiedad Forestal (Generalitat de Cataluña) y las asociaciones de Propietarios del Montnegre-Corredor y Bellmunt-Collsacabra. El Life Mixforchange prevé implantar actuaciones demostrativas de modelos de gestión para la mejora de la vitalidad, estado sanitario, capacidad productiva, resistencia y resiliencia ante el cambio climático en cuatro tipos de bosque mixto: el encinar, los pinares, los castañares y los robledales. Además también persigue el impulso de la economía ligada a estos bosques, integrar la adaptación al cambio climático en la política y la difusión de los resultados y técnicas aplicadas. El proyecto prevé la implantación de modelos de gestión en los bosques mixtos y la evaluación de los efectos ecológicos, silvícolas y su impacto socioeconómico. Durante este último invierno 2018/19 se ha realizado una réplica de las acciones contempladas en el Life Mixforchange en los bosques mixtos del Montseny, del Montnegre y de Montesquiu.

Bosque mixto de frondosas con dominio de castaño (Castanea sativa) en el Montnegre a principios de primavera. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Rodales de encinar y plantación de castaño en el Montseny. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Bosque mixto de pino silvestre (Pinus sylvestris) con frondosas en el Parque del Castell de Montesquiu. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

La adaptación de los bosques al cambio climático

Las recomendaciones generales para la adaptación al cambio climático de los bosques mediterráneos van orientadas a mantener masas forestales sanas y diversas para ser más resilientes a variaciones climáticas. Las herramientas de que dispone el gestor forestal incluyen modificar la composición y/o la estructura del bosque. En el caso del estrato arbóreo, el objetivo es generar y mantener estructuras multiestratificadas con la máxima diversidad de especies, especialmente aquellas de más vitalidad. En todo caso, hay que regular la competencia, disminuyendo la densidad para mejorar el estado hídrico, que es el factor más limitante. En el caso del estrato arbustivo también conviene actuar mediante desbroces selectivos con el objetivo de disminuir la competencia por el agua disponible en el suelo superficial y disminuir la transpiración. Las talas de mejora o de aprovechamiento se prevén más frecuentes y de menor intensidad que los tratamientos tradicionales, a fin de mantener las condiciones micro ambientales del bosque menos alteradas.

 

La silvicultura cercana a la naturaleza

Los nuevos modelos de gestión forestal implementados se basan en una silvicultura cercana a la naturaleza, es decir, aquella que se aprovecha de los procesos naturales que facilitan al gestor la consecución de sus objetivos: microclima forestal que limita la proliferación del estrato arbustivo, mantenimiento de un estrato de servicio codominante que hace un acompañamiento lateral para evitar los brotes epicórmics en pie de más valor, etc. Además, se consideran criterios de silvicultura del árbol individual, es decir, con la planificación de las intervenciones silvícolas centradas en promover una serie de árboles ("árboles de futuro") los cuales pueden incrementar notablemente el valor agregado del rodal a nivel económico (individuos muy bien conformados de especies productoras de madera de calidad) y ambiental (pies de especies escasas y con microhábitats de alto interés para la conservación). Los árboles de futuro se seleccionan al final del estadio juvenil, cuando ya es posible identificar los más vigorosos y bien conformados (cañón largo) y se les favorece a lo largo de su vida cortando progresivamente (clareos selectivos) los árboles de los alrededores que les empiezan a hacer competencia excesiva, pero manteniendo sin intervenir todos aquellos que hacen un acompañamiento lateral. De esta manera, los pies de futuro se van agrandando hasta conseguir árboles de grandes diámetros, que son los que pueden alcanzar un valor comercial final más elevado. Los esfuerzos en la gestión, es decir, la inversión en trabajos forestales, están dedicados por tanto a capitalizar unos pocos árboles por hectárea (no más de 120-160) mientras que el resto de bosque actúa como acompañante de aquellos, pudiendo ser también objeto de aprovechamiento siempre que este aprovechamiento no afecte la calidad de los pies de futuro. Este método persigue mejorar la viabilidad económica de la gestión forestal de los bosques mixtos subhúmedos con un potencial productivo elevado. Este modelo de gestión se ajusta muy bien a los objetivos de los bosques situados en espacios naturales protegidos, tanto en cuanto a la estructura y dinámica del bosque, como a los objetivos de conservación y sostenibilidad y adaptación al cambio climático.

Identificación, selección y marcaje de fresno común (Fraxinus excelsior) joven como árbol de futuro que ha crecido bajo el pinar. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Serbal silvestre (Sorbus torminalis) en un bosque mixto de pino silvestre con frondosas y cuyo crecimiento hay que potenciar frente a las otras especies que lo acompañan. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Identificación de cerezo (Prunus avium) como árbol objetivo con acompañamiento de subestrato de avellano (Corylus avellana) y castaño a mantener. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Los trabajos forestales

La réplica de las acciones que se desarrollan dentro del Life Mixforchange consisten en la implementación de modelos de gestión forestal de los bosques mixtos mediante la ejecución de trabajos de mejora forestal, con la realización de talas de selección, mejora o regeneración según el caso y aplicando la silvicultura de árbol individual. El objetivo es modificar la composición arbórea y hacer una intervención en el vuelo aéreo para favorecer una u otra especie.

El año 2018, la Diputación de Barcelona implantó los modelos de gestión para la adaptación de bosque mixto dominados por encina (Montseny), castaño (Montseny y Montnegre) y pino silvestre (Montseny y Montesquiu). Los trabajos consistieron en un diagnóstico inicial de los rodales de actuación, el diseño de las intervenciones silvícolas, un inventario dasométrico (forestal) y ecológico y, finalmente, la ejecución de los trabajos de mejora forestal. La ejecución de los trabajos se han contratado a una empresa forestal especializada, actuando en una superficie total de 30 hectáreas, correspondientes a cinco fincas públicas de los tres parques.

En las zonas sin presencia de árboles de futuro de interés, se hizo un clareo de mejora de la masa con el objetivo de modificar las condiciones microclimáticas y de luz dentro del bosque y, de este modo, favorecer la regeneración de las especies arbóreas objetivo (roble, cerezo, castaño, serbal, etc.). En las zonas donde los árboles de futuro ya eran árboles dominantes o bien tenían suficiente espacio físico para crecer, no se hizo ningún tipo de trabajo. Puntualmente se realizaron plantaciones complementarias de frondosas para ensayar especies productoras de madera de calidad en medio de zonas sin regeneración natural ni presencia de árboles de futuro.

Identificación y marcaje de árboles objetivo (castaño con doble línea blanca) y de árboles a cortar (encina con raya roja). Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Tala de mejora en perchada de castaño para favorecer la regeneración natural de roble (Quercus spp.) y cerezo como especies objetivo. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Trabajos de deforestación de los árboles cortados en la selección y mejora de los árboles de futuro. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

El seguimiento

Los nuevos modelos de gestión que se ensayan para los castañares, encinares y pinares de pino silvestre en las fincas públicas de los espacios naturales tendrán un seguimiento durante los próximos años para evaluar los resultados y serán incorporados al conjunto de fincas participantes en el proyecto Life Mixforchange. El seguimiento de las actuaciones realizadas debe permitir obtener conclusiones y plasmar los resultados obtenidos para definir modelos de gestión válidos para la adaptación de bosques mixtos al cambio climático. Estos resultados serán una herramienta útil para orientar en la planificación y gestión de los parques que participan.

Fotografía hemisférica en parcela de seguimiento de castaño con roble y cerezo antes del corte. Autora: Sònia Navarro (CTFC)

 

Identificación de vástago de cerezo para su seguimiento de futuro. Autor: Joan Rovira. Diputació de Barcelona

 

Conservación de la biodiversidad

Todas las actuaciones se realizan en fincas situadas en espacios naturales protegidos y en Red Natura 2000 y también se tienen en cuenta criterios de conservación para la implementación de los nuevos modelos de gestión forestal de los bosques mixtos de frondosas.

Además de mantener las especies legalmente protegidas, como son el tejo (Taxus baccata) y el acebo (Ilex aquifolium), en la selección de especies de frondosas se potencian también aquellas especies productoras de fruto para la fauna silvestre, sean o no árboles bien conformados para la producción de madera (serbales, cerezos, etc.). También se potencian los planifolios de las especies con menor presencia, como son el tilo, el carpín, el peral, y así diversificar al máximo la presencia de frondosas. También se mantienen los árboles con cavidades y algunos con pies bifurcados. Otro de los indicadores de los que se hace el seguimiento, al tiempo que se potencia, es la presencia de madera muerta en pie o en el suelo, especialmente de árboles de diámetros grandes para aumentar la biodiversidad de especies de descomponedores (hongos , musgos, insectos, arácnidos, etc.) y fauna depredadora asociada.

Asimismo se tienen en cuenta las especies singulares de cada finca, como son el lirón gris, el sauce cabruno, el martagón rojo, el hipérico pulido (Hyperichum pulchrum), etc., tanto para velar por la compatibilidad con los nuevos modelos de gestión, como por minimizar interferencias realizando los trabajos forestales fuera de épocas sensibles.

  

Ejemplos de madera muerta en el suelo de árboles de diámetros grandes que ofrecen escondite y alimento a gran cantidad de especies de insectos, hongos, etc. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Ejemplar de oronja (Amanita caesarea) en zona de bosque mixto. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

Los insectos descomponedores favorecen la presencia de depredadores com el pico picapinos (Dendrocopos major). Autor: Xavier Bayer

 

Ejemplar de martagón (Lilium martagon) durante el invierno en el Montnegre. Autor: Joan Rovira. Diputación de Barcelona

 

 

 

interest